ARTE
 
GUIAS
Bailarines
Cantantes
Clases
Festivales
Milongas
Museos
Músicos
Seminarios
Shows
 
NOTAS
Entrevistas
Notas de
AbcTango
Notas de
Usuarios
Noticias
Nuevos CDs
Nuevos Libros
Siglo XXI
Tango para
Principiantes
 
Profesionales
Pedidos y
Audiciones
Salas de ensayo
 
Links
E-Mail
 
Introducción

Orígenes 
Personajes 
Escenarios

Música

Orígenes
Orquesta
Evolución
Diferencias
Gardel
Piazzolla
Salgán
El Bandoneón

Danza

Tango
Milonga
Vals
El calzado

Letra

El lenguaje
Villoldo
Discépolo
La Poesía
El Lunfardo


Evolución

Evolución del Tango

En la etapa precursora, que transcurre desde 1880 hasta los inicios del siglo XX , los tangos surgían de solistas improvisados. Las composiciones no se pasaban al pentagrama dado que sus autores, en gran parte anónimos, desconocían la técnica musical por ser generalmente músicos que tocaban "de oído" y amaban el tango por ser la música que simbolizaba su propia condición. Los músicos, en su gran mayoría de clase trabajadora, sólo sabían algunas piezas de memoria y para no aburrir al público, las repetían de lugar en lugar: fiestas familiares y barriales, casas de baile, prostíbulos y cafés. Los tangos fundamentalmente eran de carácter instrumental, es decir, sin letra o en caso de tenerla sin estar vocalizada, aunque en algunas oportunidades se agregaban letras ocasionales que no trascendieron.

La época de la denominada Guardia Vieja transcurrió de 1900 hasta 1920. El tango comenzó a constituirse como tal y sus creadores intuitivos no sólo impusieron una modalidad sino que, además, la divulgaron por el mundo entero. Surgieron destacados músicos, compositores y directores de orquesta, fundamentales que hasta hoy son interpretados: Angel Villoldo, Rosendo Mendizábal, Eduardo Arolas "el Tigre del Bandoneón", Vicente Greco y Juan Maglio "Pacho".

Otros nombres mayores predominaron en la época de transición, creadores de la orquesta típica: el violinista Francisco "Pirincho" Canaro, cuyo estilo interpretativo brindaba un ritmo rápido, marcado, influenciado por la milonga, para bailar rápido y con figuras intrincadas; y el pianista Roberto Firpo, que privilegiaba la melodía haciendo la pieza más agradable al oído, fácil de bailar, con buen ritmo marcado aunque más lento y facilitaba las posibilidades sonoras del cantor.

Luego de la transición quedó abierto el camino al período conocido como la Guardia Nueva, que va de 1920 a 1940, de gran importancia para el tango en cuanto a su creación musical y poética, interpretación y ejecución. Se caracterizó por aportar al tango aires renovadores que determinaron las primeras diferencias estilísticas con la corriente tradicional. Con estos músicos, ya profesionales, de gran capacidad y calidad, la música se volvió más refinada y elaborada. Los evolucionistas impulsaron un compás mucho más firme, le dieron al arreglo un papel protagónico y alentaron la aparición de solistas virtuosos con sólida formación musical. La orquesta dejó así de ser una masa compacta para convertirse en una agrupación de músicos cuyo ensamble, no les impedía destacar las habilidades y virtuosismos individuales. Se destacan entre ellos: De Caro, Troilo, Pugliese, Maderna, Tanturi, Caló, Basso, Rotundo, Gobbi (h), Francini-Pontier, Fresedo y D´Agostino.

Con Julio De Caro el tango dejó de escribirse en 2 por 4 y comenzó a ser escrito en 4 por 8. El baile mismo se hizo más lento, casi caminado, adecuándose a su ritmo melódico y arrastrado. Dio inicio a la llamada "Escuela Decareana" consistente básicamente en "embellecer la melodía" por medio del acompañamiento armonizado del piano, los fraseos y las variaciones de los bandoneones, los contracantos del violín tejiendo melodías de agradable contraste con el tema central y los solos de piano y bandoneones, expresados con una riqueza artística y sonora hasta entonces desconocida. Osvaldo Fresedo, "El Pibe de la Paternal", pertenece a otra escuela evolucionista, una corriente "conservadora" asentada en esquemas instrumentales de la Guardia Vieja. Influenciado por el jazz, este bandoneonista introdujo nuevos instrumentos en la orquesta: arpa, vibrafón y batería.

Por su parte, Juan D'Arienzo, llamado "El Rey del Compás", retomó las características de la Guardia Vieja, ejecutando un tango más veloz y picado, con un ritmo contagioso que llamaba a bailar, gracias a lo cual el tango recupero su alegría inicial. Los instrumentos tocaban al unísono, sólo se podía distinguir algún compás suelto del piano conductor o algún contracanto del violín.
Anibal Troilo "Pichuco" pese a su gran vigencia es el símbolo del tango en los '40, la Edad de Oro del tango. Fue un auténtico evolucionista en el tango y sus obras como compositor hoy son clásicos: "Sur", "Garúa", "Barrio de Tango", "Responso". Sin perder el ritmo bailable, destacó la importancia de la melodía cuidando la elección de las letras, gracias a que se valió de los mejores poetas en sus composiciones, de muchos de los mayores cantores para interpretarlas (Fiorentino, Marino, Ruiz, Rivero, Rufino, Goyeneche) y de músicos evolucionistas fundamentales para ejecutarlas (Piazzolla, Stampone, Basso, Agri, por solo nombrar algunos).



 
© 2017 by ABCTango